Saltar al contenido

Pechugas rellenas

Pechugas rellenas

No tiene que existir dificultad innecesaria al decidir hacer platos un poco complejos. De hecho, tenemos una receta de pechugas rellenas al horno fáciles que cualquier aspirante a la cocina junior podría desarrollar.

Y, aquí está la vuelta, después deberás freírlas un poco. ¿Quieres saber más?

¿Qué necesitamos para hacer pechugas rellenas?

Las pechugas rellenas de jamón y queso son quizá una de las maneras más atractivas de comer pollo, sin importar qué edad tengamos nunca podremos resistirnos a un bocado de este exquisito plato. Pero, ¿qué es lo que necesitamos para aprender a prepararlos como todo un profesional?

  • 5 milanesas de pollo (estos son filetes de pechuga de pollo. De preferencia deben ser grandes y delgados).
  • 5 rebanadas de jamón.
  • 5 rebanadas de queso amarillo.
  • Sal al gusto.
  • Pimienta al gusto.
  • Aceite vegetal.
  • Palitos de cocina.
  • Espinaca. Esto es opcional, pero le dará un mejor sabor.

 

¿Cómo hacer pechugas rellenas?

  1. Para nuestras pechugas rellenas de jamón y queso lo primero que deberemos hacer es sazonar, con la ayuda de la sal y la pimienta, cada una de las piezas que vamos a utilizar. Esto lo harás a tu gusto, sólo intenta que no se te pase la mano.
  2. Luego a esto colocaremos una rebanada de jamón encima de cada milanesa. Ojo, en este punto puedes también optar por colocar cuantas rebanadas deseen. Existen personas que se dejan llevar y optan por colocar hasta 3 en la misma pechuga.
  3. Una vez hayas colocado tu rebanada de jamón, puedes continuar con las rebanadas de queso. Intenta que sean la misma cantidad que las anteriores, a no ser que te guste sentir mucho más el sabor de uno de ellos y entonces optes por colocar más rebanadas de jamón o de queso.
  4. Como te estamos dando la opción de hacer pechugas rellenas de espinaca, eres tú quién decide si le colocará un poco sobre los ingredientes anteriores. Si no te gusta mucho, entonces no será necesario.
  5. Ahora deberemos doblar la milanesa sin que el relleno no se salga o quede deforme. Muchas personas hacen un doblez simple por la mitad, pero otros prefieren enrollarlas hasta que queden en forma de un tubo.
  6. Una vez hayas hecho el doblez de tu preferencia, puedes entonces pasar a colocarle los palillos de madera para que estas no vuelvan a estirarse.
  7. Como estamos hablando de pechugas rellenas al horno, estas deberán ir al mismo en una bandeja antes de freírse. Esto con la intención de que el pollo se cosa mejor y luego sólo lo que haga sea dorarse.
  8. Habiendo sacado las pechugas del horno, sólo deberemos colocar un sartén con abundante aceite y dejar que este caliente. Deberás ir friendo pieza por pieza hasta que estén doradas y crujientes. ¡el queso amarillo se derretirá y el jamón también se cocerá!
  9. Tus pechugas rellenas de jamón y queso estarán entonces listas para servirse. Sólo recuerda, el exceso de aceite nunca es bueno. Escúrrelas en un papel absorbente por unos segundos. ¡Buen apetito!

Spread the love